El desastre que puede desencadenar un ataque de phishing es conocido. Muchos de nosotros al menos hemos oído de ello o leído algo sobre el coste y el mal rato que un clic instintivo puede ocasionar. Es también conocido que muchas de las Amenazas Avanzadas Persistentes (APT) usan estás tácticas a gran escala. Sólo se necesita a una persona como víctima de este tipo de amenazas para poner en riesgo a toda la organización.

Si pudiésemos evaluar este tipo de peligro – o lo más importante – el riesgo humano, ¿Cuántas calamidades evitaríamos?

Para ello, les recomendamos una de las mejores herramientas que puede llegar a ser nuestro mejor aliado: un simulador de phishing.

Desde una consola central en la nube, con Sophos Phish Threat, podemos elegir entre decenas de configuraciones para crear legítimas simulaciones de phishing acompañadas de mini sesiones de autoformación para nuestro equipo humano. Las ventajas de este tipo de análisis y sondeo dentro de una organización no tienen precio. Además de mejorar la capacidad de los usuarios para detectar un ataque de phishing y ‘ver’ cómo funciona, tendrán la ventaja de aprender de sus errores sin causar estragos, y así, pensar antes de hacer clic en enlaces y correos de dudosa procedencia. Otra gran ventaja es poder analizar los resultados y las acciones de nuestro equipo y determinar el riesgo que tiene nuestra empresa frente a la ingeniería social.

Muchas de las Amenazas Avanzadas Persistentes (APT) recientes han usado el phishing como vectores de ataque inicial para lanzar ataques a gran escala. Sólo se necesita un solo empleado como víctima de este tipo de amenazas para poner en riesgo a toda la organización.

Para manteneros al día sobre temas de Seguridad IT y noticias destacadas, haceros fans de nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter.